¿Por qué suspendes en los exámenes y cómo solucionarlo?

Share This:

creative-post-4

 

En ocasiones, parece que sigues y sigues estudiando y no consigues aprobar el examen. Te habías leído y aprendido toda la lección pero, frente al papel, no  has podido demostrarlo.

Existen tres razones primarias por las que los estudiantes suspenden los exámenes: técnica de examen pobre, falta de repaso o falta de comprensión de la asignatura. Este último motivo es el más difícil de solucionar. Puede deberse a una mala explicación o a tu falta de interés por esa asignatura. Pero, teniendo en cuenta que vas a tener que pasar ese examen, lo mejor es que te esfuerces al máximo para sacarlo adelante.

Te contamos algunas formas que pueden ayudarte a aprobar:

  • Lee toda la materia, apuntes, notas y cuadernos que se te han ofrecido. Si es una asignatura de ciencias, haz todos los problemas hasta que sientas que ¡te has convertido en una máquina! Mejora tus apuntes con fuentes suplementarias que sean fiables, pero consúltalas con tiempo, no una semana antes del día del examen.
  • En ocasiones estudiar con amigos puede ser muy útil para animarte en el estudio, compartir ideas y aprender técnicas de comprensión o de memoria que ellos utilicen. Pide ayuda a tus padres o amigos más mayores para que te aconsejen.
  • Si sigues luchando sin resultados, considera la ayuda de un profesor particular. Que alguien te ayude y enseñe puede resultar realmente beneficioso en tu aprendizaje.
  • Interésate por la asignatura y busca elementos que puedan llamarte la atención sobre la misma. Puede que encuentres películas, museos o lugares que te creen interés sobre las matemáticas, historia, literatura, etc. Pero desde luego, sé consciente del núcleo de la asignatura, estudia y utiliza estos medios para dejar llevar tu imaginación y hacerla atractiva.
  • No abandones la asignatura. Puede que pienses que algo es imposible y quieras tirar toda la asignatura por la borda, pero esa no será la solución. Ponte con el resto de temas de la materia y apunta tus dudas sobre los conceptos/problemas que no entiendes y pregúntale a tu profesor. Intenta conseguir que te dé diferentes ejemplos para tratar de comprenderlo.

 

La importancia de un buen repaso

 

Una buena revisión es indispensable para tener éxito en el examen. El repaso va a durar más de lo que imaginas, por lo que es conveniente que señales los puntos más importantes de la asignatura y te fijes un plan. Crea un buen plan, persevera y cúmplelo.

  • Busca un lugar de estudio adecuado, en silencio y sin distracciones. Sé fuerte y apaga tu móvil, redes sociales o cualquier elemento que pueda distraerte. Aunque quizá no quieras oírlo, leer tus apuntes tumbado en la cama no es una buena forma ni de estudiar, ni de dormir.
  • Haz una lista con los temas más importantes que tienes que estudiar y ve haciendo tics cuando ya te los sepas. Al principio pueden parecer demasiados, pero una vez los hayas tachado, te resultará reconfortante. Algunos estudios dicen que dormir ayuda a procesar la información que has estudiado durante el día, así que, estudia y ve pronto a dormir, para que tu cerebro procese lo estudiado eficazmente.
  • Pregunta y estudia apuntes de otros años. Si conoces cómo son los tipos de preguntas que pueden aparecer en tu examen sabrás a qué dar relevancia a la hora de estudiar. ¡Esto no implica que os vayan a poner el mismo examen! Pero sí que puede ayudarte a estudiar y resolver exámenes anteriores es una buena forma de prepararte.
  • Prueba diferentes formas para estudiar tus asignaturas y encuentra cuál es la que más te ayuda a memorizar. Puede que sean esquemas, dibujos, resúmenes, post-its con puntos generales, reglas mnemotécnicas u otros. Otro truco, apúntate algunos títulos o puntos importantes de la asignatura en tu móvil para pensar sobre ellos y revisarlos cuando vayas en el autobús, coche, o ¡cuando tengas tiempo!
  • Haz descansos breves cada cierto tiempo. Depende del estudiante y de su edad, así que encuentra cuándo es el mejor momento y desconecta del temario durante un rato. Puedes darte una vuelta a la manzana o hablar con alguien, algo que haga descansar a tu cerebro y te recargue las pilas para ¡volver a la carga!

DESCUBRE SOFÍA

Mejora tu técnica de examen

Es una verdadera pena que, después de haber aprendido todo eso, no puedas demostrarlo en el examen. Practica ejercicios y respuestas de exámenes anteriores o de otros años y calcula el tiempo.

  • Normalmente sabes cuántas preguntas te van a caer el día del examen, así que trabaja tus tiempos (como si estuvieses preparándote para una carrera de atletismo) y cronometra cuánto tiempo tardas en responder a cada pregunta.
  • Lee el examen antes de ponerte a escribir. Muchas veces empezamos con la primera pregunta y olvidamos el resto. Es bueno que leas las preguntas antes de comenzar y señales cuáles sabes responder casi sin parpadear. Comienza con esas preguntas y deja a tu subconsciente pensar sobre el resto para atacarlas después.
  • Si alguna de las preguntas es de redactar o tipo ensayo, es bueno que te hagas un esquema con los puntos que vayas a tratar y lo vayas desarrollando acorde a ese plan.
  • Los profesores suelen decir que “los alumnos suspenden porque no leen las preguntas”. Así que lee cuidadosamente cada pregunta antes de responderla y no te pongas a escribir pensando en que la conoces. Lee, piensa en lo que vas a responder y luego escríbelo.
  • Ve tranquilo y mantén la calma. Puedes preparar todas las cosas que necesitas para el examen la noche anterior (bolígrafo, calculadora, ropa, resúmenes para el autobús, etc.) Desayuna y trata de estar calmado. ¿Que el examen ha comenzado y todos tus compañeros han empezado a escribir cuando tú estás haciendo un plan de lo que vas a escribir? No te preocupes por los demás, tú eres el que está siendo sensato.
  • Dormir es importante para que puedas rendir frente al examen. Quedarte toda la noche despierto repasando solo te agotará y no será muy efectivo. Intenta seguir con una dieta saludable (evitando cafeína y comida basura), y hacer ejercicio regularmente para sentirte lleno de energía.

 

¿Conoces algunas formas que te ayuden a estudiar y no hayamos mencionado? ¡Cuéntanoslas y, aunque ahora no la necesites, ¡buena suerte en tus exámenes!

 

Facebook Comments